Situación Geográfica

Habitantes
6.460
Extensión
45,25 Km2
Altitud
535 m
Genticilio
Macaelense

Macael, pueblo de blancos mármoles, se desliza orgulloso en la ladera norte de la Sierra de Los Filabres, Entre el arroyo del Marchal y el río Laroya, al Noroeste de la proccincia de Almería.

Limita al norte con los municipios de Olula del Rio y Fines, al este con los de Cantoria y Lijar, al oeste con los de Purchena y Laroya, y al sur Con Chercos y Tahal.

De las entrañas de la tierra se extrae la fuente fundamental de riqueza del municipio, el mármol blanco de Macael, apto para la construcción y de coración de espacios abiertos y cerrados. Muy apreciado a lo largo de la historia por sus excelentes cualidades de dureza y conservación; características que le permite competir con el mármol nacional e internacional.

El pueblo actual ha sido transformado por la fuerza de su economía y se expande por la ladera, blanco y dinámico, aunque guarda rincones populares que recuerdan su pasada fisonomía de cubiertas planas y volúmenes cúbicos, herederos de una época en que predominaron los techos de launa y pizarra. El Mirador de la Virgen del Rosario, ubicado en la parte alta del pueblo,es el lugar ideal para contemplar todo el conjunto urbano y el valle.

Posee un clima Mediterráneo Continental, con veranos de dias calurosos y noches frescas, ideales para el descanso y el disfrute de sus habitantes en las calles, en el bulevar y en las numerosas plazas que se encuentran diseminadas por toda la villa. Los inviernos son fríos y con sequías prolongadas, produciéndose lluvias torrenciales de cuando en cuando.

Este factor climático limita el numero de especies vegetales, predominando en las vaguadas las plantas xenófilas como el romero, tomillo, ruda, albaidas, bojas, esparto, chumberas y sobre todo adelfas. Quedando en sus zonas altas reductos de antiguos bosques de encinas y pinares.

Los árboles cultivados se reducen a higueras, almendros y olivar que configuran un paisaje único, alternando con las explotaciones de mármol de grandes bloques, pequeñas piedras y el polvo.

El río de Macael nace de la confluencia de las aguas de Laroya y El Marchal, formándose en sus riberas vegas de fértiles tierras de naranjos, olivos y hortalizas.

En cuanto a la fauna, la zona es rica en toda clase de animales propio del ecosistema mediterrráneo. Entre las aves abundan los zorzales, mirlos, cuervos, mov¡chuelos, gorriones, vencejos y perdices rojas que favorecen la caza con reclamo.

Los mamíferos, están bien representados, encontrándonos con zorros, jabalíes, liebres, conejos..., micromamíferos como murciélagos, topos, roedores..., además de toda clase de insectos y reptiles


Volver Arriba